Blue Dream: el cannabis de CBD se expande por Europa

La empresa suiza CBD420 vende este variedad en un millar de establecimientos del país y en 20 tiendas de Francia. Su escaso componente de THC permite la comercialización legal.

0
Imagen de la variedad de cannabis Blue Dream que debido a su bajo componente de THC se comercializa en Suiza y Francia
Imagen de la variedad de cannabis Blue Dream que debido a su bajo componente de THC se comercializa en Suiza y Francia

La variedad Blue Dream es una cepa de cáñamo con alta cantidad de CBD y escasa de THC, el componente más psicoactivo del cannabis, presente solo en un 0,2%. Es la manera de que esta sustancia sea legar en la mayoría de los países de Europa, con una importante excepción: en Gran Bretaña cualquier producto con una mínima cantidad de THC está prohibido.

La composición del Blue Dream, sin embargo, está permitiendo que la empresa suiza CBD420 del banquero Jonas Duclos la produzca en el país helvético para cruzar las fronteras del viejo continente. Esta marihuana ya se vende en más de 1.000 tiendas suizas y en una veintena de establecimientos franceses. La barrera del THC (1% en Suiza, 0,2% en Francia) lo permite, según informa The Guardian.

La lenta expansión gala se debe a la incertidumbre ante la ley. Aunque la demanda es enorme, cada tienda recibe un pedido no superior a las 100 unidades para evitar que las autoridades se opongan. “Si el gobierno francés se opone, es su elección y pararemos la distribución allí si nos lo ordenan, pero la población ahora está muy a favor del cannabis”, reflexiona Duclos.

La sustancia del CBD

La Blue Dream es rica en cannabidiol (CBD), una sustancia sin control en Europa (ni siquiera en Gran Bretaña) que no solo es neutra en su función psicoactiva sino que además tiene efectos medicinales. Esta variedad está indicada para la depresión, el dolores de cabeza o las migrañas, las náuseas o el insomnio, aunque en este caso no se vende como medicinal para respetar la ley.

El responsable de CBD420 hace una llamada a la regulación. “Todos necesitamos ahora una ley sobre el uso de estas sustancias para todos, para que las autoridades la apliquen y los productos estén totalmente controlados. Una norma que cubra todos los aspectos, para que la gente consiga los productos más limpios posibles y tenga la posibilidad de elegir qué nivel de THC y CBD quieren en función de sus necesidades. Eso conlleva una mejor educación, una bajada del mercado negro y un aumento de los impuestos del estado”, concluye Duclos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario!
Escribe tu nombre aquí