Cannabis Medicinal: ¿un posible tratamiento para la depresión?

El cannabis medicinal disminuye los síntomas de la depresión al igual que los fármacos, pero sin los efectos secundarios que estos producen.

0
Cannabis medicinal, una alternativa para tratar la depresión
El cannabis medicinal puede tener propiedades para tratar la depresión

La depresión es una de las enfermedades psicológicas más frecuentes a nivel mundial. Esta enfermedad afecta a más de 300 millones de personas y no está asociada a factores étnicos, culturales o socioeconómicos; lo que, en pocas palabras, hace que todo el mundo sea vulnerable de padecer de depresión.

Esta enfermedad, normalmente trae consigo falta de motivación y cambios de ánimo prolongados que pueden llegar a afectar cómo las personas se desempeñan en las diferentes etapas de su vida, afligiendo no solo a quien la sufre, sino también a todas aquellas personas que tienen algún grado de interacción con los afectados.

¿Un único tipo de depresión?

Los grados de la enfermedad podrían llegar a clasificarse como leve, moderada y severa, con cientos de etapas intermedias entre cada una de estas fases y asimismo, una innumerable cantidad de tratamientos para cada paciente en cada estado de la enfermedad.

Sumado a los síntomas a nivel psicológico y fisiológico, entran en juego miles de factores socioculturales, que pueden llegar a mejorar o a agravar la sintomatología, haciendo que no haya un único tratamiento infalible y de esta manera dificultando un diagnóstico acertado para quienes la sufren.

¿Cómo se trata normalmente?

Para casos leves de depresión, los especialistas recomiendan psicoterapia, ya que, con el simple hecho de exteriorizar los problemas, muchos de los pacientes presentan mejorías significativas en sus síntomas.

Ahora bien, para casos de depresión moderada y severa, los médicos suelen recetar además de la psicoterapia, cocteles farmacéuticos con antidepresivos o con drogas derivadas de opiáceos, que, si bien pueden tratar la enfermedad, los efectos secundarios de estos terminan siendo, en muchos casos, peores para los pacientes, llegando a generar condiciones tan graves como adicción, estado de letargo y adormecimiento permanente, entre muchos otros síntomas.

Es en este punto donde el cannabis medicinal ha tenido un éxito en muchos tratamientos, ya que, por un lado, disminuye los síntomas de la depresión al igual que los fármacos, pero sin los efectos secundarios que estos producen; y por otro, los pacientes se sienten aliviados de reducir la ingesta de sustancias químicas en su organismo, cambiándolas por un tratamiento natural.

El cannabis medicinal como tratamiento

En el último tiempo, se ha hablado del cannabis medicinal como un posible tratamiento para esta enfermedad y cada vez son más los testimonios de personas que dicen cómo su consumo de cannabis pudo haberles salvado la vida luego de haber tenido pensamientos suicidas (ver testimonios) o mejorado su calidad de vida, en casos donde las personas con depresión habían llegado a aislarse del mundo y de la sociedad y con la marihuana encontraron una solución natural para tratar su enfermedad.

A pesar de que los estudios científicos no son concluyentes con respecto al cannabis como tratamiento infalible contra la depresión, la mejoría de las personas que lo consumen, es evidente. La mayoría de las personas que han consumido cannabis, ya sea con fines terapéuticos o medicinales, puede dar fe del estado de relajación y del efecto des estresante, calmante e incluso causante de cambios de actitud hacia un estado más abierto y de relativa “felicidad” que produce su consumo.

Recomendaciones

Al igual que con condiciones asociadas con un desorden de ansiedad, lo que se dice en la comunidad científica es que, el cannabinoide o compuesto de la marihuana con mayor potencial de tratar la depresión, podría ser el Cannabidiol (CBD). Por esta razón se recomienda a no usuarios frecuntes de cannabis, que quieran tratar la depresión, que se asesoren bien e idealmente prueben una cepa con un alto contenido de CBD.

Por otro lado, existen investigaciones donde usuarios frecuentes de cannabis con fines recreativos con tendencias depresivas, son vulnerables de desarrollar un mayor grado de la enfermedad al consumir recurrentemente cepas con muy altos contenidos de THC (Tetrahidrocanabinol, otro cannabinoide que produce efectos psicoactivos), llegando al punto de generar episodios de psicosis.

Es importante tener en cuenta que en lo que respecta al cannabis como tratamiento de la depresión, no hay información determinante que certifique que es una medicina para tratarlo. Miles de personas diagnosticadas lo han intentado por una recomendación, por simple curiosidad, o como medida desesperada ante la falta de soluciones en los medicamentos tradicionales y les ha dado fruto, lo que permite asociar al cannabis medicinal como un posible tratamiento para la depresión, en la medida en que más investigaciones y estudios den luz sobre el uso apropiado de este para el tratamiento de la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario!
Escribe tu nombre aquí