Dos estudios demuestran el potencial del cannabis para combatir la adicción a opiáceos

Investigadores en Estados Unidos han demostrado que la planta tiene el potencial para reducir el alto número de muertes producidas por el exceso de medicamentos contra el dolor.

0
cannabis para combatir la adicción a opiáceos
El cannabis puede ser la solución para combatir las muertes producidas por sobredosis de opiáceos. (Foto: Healthline)

Una nueva crisis tiene en máxima alerta a las entidades de salud en los Estados Unidos. Desde el año 2000 a día de hoy, la sobredosis de opiáceos (Metadona, Oxicodona o Vicodin, entre otros) ha causado más de 500,000 muertes, una cifra más alta que los norteamericanos que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, dos estudios han demostrado que existe una solución: el cannabis medicinal.

Los estudios

Investigadores se dieron a la tarea de comparar estadísticas de prescripción de opiáceos en los estados en donde se ha legalizado el cannabis medicinal y en los estados en donde todavía es ilegal. Para ello, realizaron dos estudios publicados en el Jama Internal Medicine:

El primero, comparó las prescripciones de opiáceos suministrados por Medicare (programa de cobertura de salud y seguridad social administrado por el gobierno) entre 2010 y 2015.

El segundo, comparó las prescripciones de opiáceos suministrados por Medicaid (programa de cobertura de salud para personas de bajos recursos) entre 2011 y 2016.

Los estudios encontraron que en los estados en donde se ha legalizado el cannabis con fines medicinales tuvieron 2.21 millones menos de dosis diarias de opiáceos prescritas al año. Además, las prescripciones de opiáceos disminuyeron en un 5.88% en los estados en donde es legal acceder a medicamentos a base de cannabis en comparación en aquellos estados donde no es reglamentado el acceso a la planta.

Más estadísticas

En estados como Oregon y Colorado, donde el cannabis es legal tanto recreativo como medicinal, las prescripciones de opiáceos se redujeron en un 10% y 9%, respectivamente.

En estados donde es legal el cannabis con fines recreativos también se encontró una reducción del 6.38% en prescripciones de opiáceos en comparación con estados en donde solo está permitido el uso medicinal.

Otro descubrimiento importante es relacionado con los dispensarios. Estados en donde este tipo de tiendas está permitido se encontró una reducción total de 3.742 millones de prescripciones de opiáceos al año. Por su parte, aquellos estados en donde se permite el autocultivo se redujo en un 14.5%, un total de 1.792 menos prescripciones al año.

Cannabis sí, Vicodin no

Ante el dolor, los pacientes en Estados Unidos prefieren consumir medicamentos a base de cannabis medicinal y no opiáceos. Pacientes mueren todos los días y estudios como estos demuestran que existe otro camino que estos medicamentos que, debido a su adicción, son el causante de la muerte de más de 42,000 estadounidenses al año.

Para el Dr. Kevin Hill, uno de los investigadores, el cannabis y los opiáceos funcionan de manera similar en el sistema nervioso: “Receptores cannabinoides y receptores de opiáceos, coincidencialmente, están ubicados muy cerca en varios lugares del cerebro. Es por eso que ambos cumplen la misma función de aliviar el dolor”. ¿La única diferencia? El cannabis no genera adición.

Este estudio añade otro ladrillo en la pared para el argumento de que el cannabis claramente tiene aplicaciones médicas“, afirma David Bradford, otro de los investigadores.

La solución está ahí, en plena vista. Y aunque la crisis ha llegado a un momento crítico en los Estados Unidos, en Latinoamérica se deben tomar las medidas necesarias antes de que las muertes por sobredosis de opiáceos se conviertan en un problema de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario!
Escribe tu nombre aquí