Paola Pineda: “60% de nuestros pacientes con epilepsia refractaria presentan mejoría con cannabis”

La doctora colombiana, experta en tratamientos con cannabis medicinal, presenta los resultados luego de trata más de 600 pacientes con epilepsia refractaria.

0
epilepsia refractaria
Paola Pineda durante su ponencia en el Seminario Internacional de Pereira. (Foto: Cannapp)

Al hablar de cannabis medicinal en Colombia, siempre surge un nombre: Paola Pineda. Su trayectoria, experiencia y tratamiento con pacientes la ha ubicado como la gran referente cuando se habla de tratamientos terapéuticos con esta planta. En su consultorio ha tratado más de 600 pacientes con epilepsia refractaria presentando grandes resultados.

Actualmente trabaja con Grupo Curativa, equipo multidiciplinario de profesionales dedicado a la investigación y cuidado de la salud basados en terapias con cannabinoides.

Cannapp habló con la Dra. Pineda luego de su conferencia en el Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Pereira para conocer de cerca los resultados de sus tratamientos de cannabis medicinal para la epilepsia refractaria.

¿Hace cuánto comenzó a usar el cannabis para tratar la epilepsia refractaria?

Yo pienso que esto es un tema que no es nuevo. Son 8.000 años de uso en la historia. Desafortunadamente en temas de epilepsia tenemos la epilepsia refractaria, donde más o menos un 30% de los pacientes epilépticos no responden a los medicamentos, y por ahí hemos empezado a usar cannabis con muy buenos resultados. Nuestro grupo de trabajo y de seguimiento son más de 650 pacientes.

¿Qué resultados han obtenido?

Ya hay muchos casos cerrados por diferentes circunstancias. Algunos pacientes que nunca empezaron, otros que no la tenían indicada, pacientes que suspenden por efectos secundarios. Otros que suspenden por no adherencia porque la gente espera en el cannabis algo milagroso, que sea de un día para otro. Entonces son personas que empiezan a tomar cannabis y si al otro día no ven resultados la suspenden. Y un grupo muy importante de pacientes que ya suspendieron el cannabis y hay un control completo de sus crisis. Obviamente de ellos no hablamos de curación sino de un seguimiento posterior porque sabemos que pueden recaer.

El otro grupo de pacientes que tenemos en seguimiento tenemos unos resultados muy interesantes donde más del 60% tienen una mejoría o un control de crisis mayor al 50%. Otros pacientes no tienen un control de crisis, pero impactan otras variables como el sueño, el apetito, el estado de ánimo, el estado de alerta y por eso los padres continúan. En otros es una respuesta intermitente donde funciona en ocasiones y en otras pierde su uso. Pero como en el cannabis no hablamos de una sola sustancia podemos hacer cambios con diferentes radios de cannabinoides y buscar otro chance.

En su conferencia habló que el cannabis también puede tener impacto en otras variables

Claro. De todos estos que ya tienen un impacto en la parte cuantitativa de sus crisis se evalúa otras variables como el sueño, el apetito, consumo de antiepilépticos, la necesidad de medicamentos de rescate y todo el tema de motor y de lenguaje. Todo con unos muy buenos resultados que van a impactar en la calidad de vida no solo del paciente sino de su núcleo familiar.

Contó durante el seminario el caso de una paciente, una niña con epilepsia refractaria, que por accidente se tomó ¾ partes de un frasco de cannabis medicinal

Ese fue un caso muy interesante que a mí en particular me abrió los ojos y me hace plantear una hipótesis hoy. Esta fue una niña que tenía una epilepsia refractaria cuando la recibimos en nuestro consultorio y estaba medicada con tres fármacos. Se le recomendó un extracto que tenía por cada gota 2 miligramos de THC y 1.5 miligramos de CBD. Siempre empezamos en dosis bajas y vamos subiendo dependiendo de la respuesta del paciente y de cómo lo va tolerando. Pero esta niña por accidente se tomó tres cuartas partes de su su frasco. Afortunadamente lo que se tomó fue cannabis y no los medicamentos antiepilépticos porque estaríamos hablando de una sobredosis letal, sobre todo con las benzodiacepinas. Esta niña durmió dos días, comió una semana entera y a fecha de hoy, casi dos años después, está sin crisis epilépticas y sin uso de antiepilépticos. Esto nos plantea una hipótesis de qué tanto podemos hacer unas “mega-dosis” a los pacientes. Obviamente hay mucho campo por investigar y no es la recomendación inicial, pero creo que es importante trabajar en cómo explorar este tema.

Usted ha sido una de las defensoras de mantener los tratamientos a pacientes incluso cuando no hay medicamentos con registro INVIMA. ¿Por qué?

Cuando yo empecé a manejar el tema de cannabis me asesoré con abogados penalistas por todo lo que esto implica. Es importante recordarle a la comunidad que si el boom mediático se ha dado en los últimos 4 o 5 años, el cannabis es legal en Colombia desde 1986 tanto con fines medicinales como recreativos. Esto apenas se empezó a reglamentar gracias a la voluntad del Ministro de Salud y al impulso de los pacientes que fueron los que exigieron que estemos donde estamos hoy. Siempre el miedo de muchos médicos era que no habían estudios, pero la evidencia nos muestra cada vez más y más artículos.

No le podemos pedir estudios inmensos a una sustancia que ha sido ilegal, antes tenemos muchas cosas. Lo otro que dicen los colegas es “yo no puedo usar una sustancia que no tiene registro INVIMA”. Pero hay varias sentencias de la Corte Constitucional en donde se habla que si esta sustancia fue mandada por el médico tratante, obviamente una persona que tenga el conocimiento, que si el paciente o su familiar está lo suficientemente informado, hay un consentimiento informado y unas indicaciones claras, lo podemos hacer. ¿En qué momento no lo vamos a poder hacer? Cuando haya un INVIMA que tenga una sustancia con uno de los cannabinoides. Pero por ahora, que en el INVIMA no tenemos sustancias con cannabinoides, lo podemos hacer porque aquí no le estamos haciendo daño al paciente. La seguridad del cannabis nos permite estar trabajando con este tipo de sustancias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario!
Escribe tu nombre aquí